Úlceras del intestino posterior en los caballos

Un veterinario trata a un caballo con úlceras en el intestino posterior

Ben Nedas

Director Comercial

Úlceras del intestino posterior en los caballos

01


¿Puede diagnosticar las úlceras del intestino posterior?

El diagnóstico de las úlceras del intestino posterior en los caballos presenta retos únicos. A diferencia de las úlceras gástricas, que pueden identificarse mediante gastroscopia, las úlceras del intestino posterior son más difíciles de detectar.

La ubicación y longitud del intestino posterior lo hacen inaccesible a las técnicas de escopia habituales. Además, las tecnologías de imagen actuales no revelan eficazmente las úlceras en esta región.

Las úlceras del intestino posterior son una enfermedad compleja y a menudo infradiagnosticada en medicina veterinaria. A diferencia de las úlceras gástricas, que son relativamente más fáciles de diagnosticar debido a la visualización directa del revestimiento del estómago, las úlceras del intestino posterior no se detectan tan fácilmente. Esto se debe a que el intestino posterior, que incluye el ciego y el colon, se encuentra a mayor profundidad dentro del abdomen del caballo y no puede observarse directamente sin procedimientos invasivos.

Por ello, los veterinarios a menudo tienen que basarse en signos y síntomas indirectos para diagnosticar las úlceras del intestino posterior. Estos signos pueden incluir cambios de comportamiento, como aumento de la irritabilidad o agresividad, disminución del apetito, pérdida de peso, bajo rendimiento y cambios en la consistencia del estiércol. Los caballos con úlceras del intestino posterior también pueden mostrar signos de cólico, como dolor abdominal, dar zarpazos, revolcarse o tumbarse con más frecuencia.

Para complicar aún más las cosas, estos signos y síntomas pueden ser inespecíficos y solaparse con otros problemas gastrointestinales, lo que dificulta a los veterinarios determinar la causa exacta. Además, la gravedad de las úlceras del intestino posterior puede variar: algunos caballos presentan síntomas leves, mientras que otros sufren complicaciones más graves.

Para diagnosticar las úlceras del intestino posterior, los veterinarios pueden realizar una exploración física exhaustiva, que incluye la palpación del abdomen para detectar cualquier anomalía o molestia. También pueden realizar análisis de sangre para evaluar cualquier cambio en el recuento de células sanguíneas o desequilibrios electrolíticos. Sin embargo, estas pruebas por sí solas no son definitivas y sólo pueden aportar pruebas de apoyo.

Para obtener un diagnóstico más preciso, los veterinarios pueden recomendar otros procedimientos de diagnóstico, como la endoscopia o la ecografía, para visualizar directamente el intestino posterior y evaluar cualquier ulceración o anomalía. Sin embargo, estos procedimientos pueden ser invasivos y requieren equipos y conocimientos especializados.

Debido a las dificultades asociadas al diagnóstico de las úlceras del intestino posterior, no es infrecuente que esta afección no se diagnostique o se diagnostique erróneamente. Esto puede retrasar el tratamiento y empeorar el estado del caballo. Por lo tanto, es fundamental que los propietarios de caballos y los veterinarios conozcan los signos y síntomas asociados a las úlceras del intestino posterior y los tengan en cuenta como posible causa al evaluar la salud y el rendimiento de un caballo.

02


¿Qué frecuencia tienen las úlceras del intestino posterior?

La prevalencia de las úlceras del intestino posterior en los caballos, sobre todo si se tienen en cuenta los distintos tipos de caballos, es sorprendente. En un importante estudio necroscópico realizado por Pellegrini [1], se investigó la aparición de úlceras colónicas en diversas poblaciones equinas. El estudio abarcó más de 500 caballos, con una notable distinción entre caballos de alto rendimiento y caballos de bajo rendimiento. Los resultados revelaron un marcado contraste en las tasas de prevalencia:

Caballos de alto rendimiento: Entre este grupo de 180 caballos, que incluye caballos de carreras y otros caballos de competición, la incidencia de úlceras de colon resultó ser alarmantemente alta. Aproximadamente 63% de los caballos de competición del estudio presentaban úlceras de colon.

Caballos de diversos tipos y procedencias: Este grupo de 365 caballos mostró una tasa de prevalencia más baja, con alrededor de 44% presentaban signos de úlcera de colon.

Estas estadísticas ponen de relieve el importante impacto de la actividad y el estilo de vida en la salud gastrointestinal equina. La elevada tasa de úlceras del intestino posterior en los caballos de rendimiento pone de relieve el estrés y los problemas dietéticos a los que suelen enfrentarse estos animales. Este contraste también subraya la importancia de una gestión y unas estrategias preventivas adaptadas a las distintas categorías de caballos, que garanticen su bienestar y longevidad.

03


Acidosis del intestino grueso

La acidosis del intestino grueso es relativamente frecuente entre los caballos, sobre todo entre los que siguen dietas ricas en cereales y pobres en forraje [2]. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la hierba abundante también es una causa probable.

Esta afección puede producirse con o sin úlceras en el intestino posterior y provoca una disminución del pH del intestino posterior. Curiosamente, la gestión y el tratamiento de la acidosis del intestino posterior siguen siendo en gran medida coherentes, independientemente de la presencia de úlceras. El objetivo suele ser restablecer y mantener un entorno intestinal equilibrado [3].

04


Signos de acidosis del intestino posterior

La salud del intestino posterior de un caballo está estrechamente vinculada a varios factores observables, siendo el pH fecal y la consistencia indicadores primarios. Un pH fecal bajo y alteraciones en la consistencia de los excrementos a menudo sugieren acidosis del intestino posterior, potencialmente derivada de un microbioma intestinal desequilibrado [4]. Sin embargo, estos no son los únicos signos que hay que vigilar. La acidosis del intestino posterior puede manifestarse de otras formas, en particular afectando al temperamento y el movimiento del caballo.


Cambios de temperamento: Los caballos que padecen acidosis del intestino posterior pueden mostrar cambios notables en su temperamento. Estos cambios pueden ir desde un aumento de la irritabilidad y la ansiedad hasta una disminución general de la capacidad de respuesta. Estos cambios de comportamiento suelen ser la forma que tiene el caballo de comunicar su malestar o angustia causados por problemas digestivos.


Molestias durante el movimiento: Los signos físicos, sobre todo los relacionados con el movimiento, también pueden ser indicativos de problemas en el intestino posterior. Los caballos pueden mostrar signos de incomodidad o reticencia durante el ejercicio, especialmente cuando realizan actividades que suelen implicar flexiones o giros. Este malestar puede deberse al dolor o la irritación en la zona del intestino posterior, exacerbados por la actividad física.


Indicadores globales de salud: También es importante tener en cuenta los indicadores generales de salud, como los cambios en el apetito, la pérdida de peso o un deterioro general del estado. Estos signos, junto con la alteración de las características fecales y los cambios de temperamento, proporcionan una imagen más completa de la salud del intestino posterior de un caballo.


La observación de estos diversos aspectos puede orientar a los propietarios de caballos y a los veterinarios hacia una evaluación más precisa de la salud del intestino posterior y de la posible presencia de acidosis del intestino posterior. El reconocimiento y la intervención rápidos son fundamentales para tratar estas afecciones de forma eficaz y garantizar el bienestar del caballo.

Más información sobre función del intestino posterior y su importancia para la digestión equina.

05


Tratamiento

El tratamiento de las úlceras y la acidosis del intestino posterior gira principalmente en torno a ajustes dietéticos y cuidados de apoyo. Esto incluye aumentar la ingesta de forraje, reducir los cereales y proporcionar un entorno sin estrés. En algunos casos, los veterinarios pueden recetar medicamentos para mejorar la salud intestinal y aliviar los síntomas.

06


Prevención: centrarse en el microbioma intestinal

La prevención de los problemas del intestino posterior se centra en gran medida en la optimización del microbioma intestinal. Esto implica prácticas de alimentación que promuevan un equilibrio saludable de la microflora en el intestino posterior. Las dietas ricas en forraje, los horarios regulares de alimentación y la minimización del estrés son estrategias clave para mantener un entorno intestinal sano [3]. Si la elección del forraje contribuye a los problemas, cambie la fuente de forraje.

07


Suplementos

  • Probióticos: La eficacia de los probióticos en el tratamiento de la acidosis del intestino grueso sigue siendo objeto de debate. Añadir bacterias buenas al intestino del caballo puede ayudar, pero no hay muchas pruebas científicas de su eficacia.
  • Prebióticos: Del mismo modo, los prebióticos, que están diseñados para alimentar a las bacterias beneficiosas del intestino, han mostrado resultados dispares. En algunos casos, pueden agravar los problemas gástricos en lugar de aliviarlos.
  • EquiNectar: EquiNectar destaca por ser un eficaz digestivo para caballos. Optimiza el microbioma intestinal. Contiene enzimas digestivas que actúan en el intestino delgado, reduciendo el almidón y los fructanos no digeridos que llegan al intestino posterior. Esta acción no sólo equilibra sino que también optimiza el microbioma del intestino posterior, reduciendo el número de bacterias productoras de lactato.

08


Sugerencias de alimentación

Cuando se sospecha acidosis del intestino posterior, el tratamiento dietético es crucial. La atención debe centrarse en:


  • Aumentar la ingesta de forraje para garantizar una dieta rica en fibra.
  • Evaluar los pastos, el heno y el forraje de heno para determinar si hay variedades de hierba problemáticas o si los niveles de fructanos son demasiado altos.
  • Limitar los cereales y concentrados que pueden fermentar en el intestino posterior.
  • Proporcionar comidas pequeñas y frecuentes para mantener un entorno intestinal estable.
  • Garantizar el acceso a agua limpia y fresca.

La dieta desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la salud del intestino posterior, y estas prácticas alimentarias son fundamentales tanto en el tratamiento como en la prevención de la acidosis del intestino posterior.

09


¿Es EquiNectar útil para mi caballo?

En el contexto de las úlceras del intestino posterior y la acidosis, EquiNectar puede ser una valiosa adición a la dieta de su caballo. Al aportar enzimas digestivas esenciales, contribuye a una digestión más eficaz en el intestino delgado. Esto reduce el riesgo de que los almidones y fructanos no digeridos fermenten en el intestino posterior. El papel de EquiNectar en el reequilibrio y la optimización del microbioma intestinal contribuye aún más a la salud intestinal general, lo que lo convierte en un suplemento beneficioso.

Referencias

  1. Pellegrini, F.L.; Resultados de un estudio necroscópico a gran escala de las úlceras colónicas equinas.
  2. Richards, N. et al; The effect of current grain feeding practices on hindgut starch fermentation and acidosis in the Australian racing Thoroughbred
  3. Rowe, J.B. et al; Prevención de la acidosis y la laminitis asociadas a la alimentación con grano en caballos
  4. Al Jassim, R.A.M., La comunidad bacteriana del tracto gastrointestinal del caballo y su relación con la acidosis fermentativa, la laminitis, los cólicos y las úlceras de estómago.


Acerca de EquiNectar

  • DESCRIPCIÓN
  • MÁS INFO
  • CÓMO ALIMENTAR
DESCRIPCIÓN

Descripción

EquiNectar es un suplemento alimenticio natural, que está científicamente probado para:

  • Reequilibrar las bacterias intestinales de su caballo
  • Ayude a su caballo a aprovechar al máximo los beneficios de su alimentación
  • Mejore la condición de su caballo


MÁS INFO

Más información

EquiNectar está fabricado por Tharos Ltd en el Reino Unido. Es una fuente natural de enzimas digestivas y sólo contiene los siguientes ingredientes:

  • Nuestro extracto de malta patentado rico en enzimas
  • Triglicéridos de cadena media (de aceite de coco)
  • Sorbato de potasio

Para más información sobre las enzimas que contiene EquiNectar eche un vistazo a los ingredientes y enzimas página.

CÓMO ALIMENTAR

Cómo alimentarse

Simplemente añada EquiNectar a la alimentación diaria de su caballo, utilizando la tabla de Dosificación para determinar la cantidad correcta.

Para obtener instrucciones detalladas sobre cómo introducir EquiNectar, lea la completa Guía de alimentación página.